¿Cómo reducir la tasa de rebote de tu sitio web?

¿Cómo reducir la tasa de rebote de tu sitio web?

La tasa de rebote es una de las medidas más importantes del rendimiento de tu sitio web. Muestra cuántas personas visitan tu sitio web pero lo abandonan sin explorar más páginas ni realizar ninguna otra acción. En resumen, la tasa de rebote representa una oportunidad perdida de conversión.

La tasa de rebote promedio depende en gran medida de la industria y el dispositivo que utilizan los visitantes. Sin embargo, una cosa es segura: tu objetivo debe ser mantenerlos en tu sitio el mayor tiempo posible.

Entonces, si estás aquí porque te preguntas cómo puedes reducir la tasa de rebote de tu sitio web, sigue leyendo. Compartiremos los cinco cambios que puedes aplicar fácilmente a tu sitio web que animarán a tus visitantes a quedarse.

1. Asegúrate de que tu sitio web sea receptivo

Aproximadamente la mitad del tráfico en línea en todo el mundo proviene de dispositivos móviles, por lo que si tu sitio web no está diseñado para atenderlo, puede ser la razón por la que los visitantes abandonan tu sitio.

Tu sitio web debe ser receptivo y poder adaptarse a diferentes tamaños de pantalla sin perder su funcionalidad o estética de diseño. La experiencia del usuario debe ser igual de buena, sin importar el dispositivo que usen tus visitantes.

Afortunadamente, la mayoría de los temas de WordPress y otras plantillas están prediseñados para ser totalmente receptivos. Sin embargo, siempre que agregues contenido adicional o realices cambios en el diseño, siempre verifica cómo se ve en pantallas de diferentes tamaños antes de publicarlo.

2. Mantén tus páginas de destino limpias y ordenadas 

Cuando se trata del diseño de sitios web, a menudo menos es más. Dejemos los sitios web coloridos y llenos de información con títulos parpadeantes en los años 90, a donde pertenecen. 

Hoy en día, un sitio web limpio y ordenado es lo que la mayoría de los visitantes quieren ver. Las páginas de destino solo deben incluir contenido que tenga un propósito y sea agradable a la vista. El esquema de color debe ser relativamente neutral y complementario a tu marca. 

Cada visita debe ser agradable, la navegación debe ser fácil y la experiencia del usuario debe ser acogedora. Si el diseño de tu sitio web no cumple con estas expectativas, los visitantes no se quedarán.

3. El formato de tu contenido 

Otra parte crucial de un buen sitio web es el formato de tu contenido. Esto incluye no solo el texto, sino también las imágenes y los audios.

Toda tu copia debe usar fuentes y colores fácilmente comprensibles. El texto debe dividirse en secciones más pequeñas para que sea más fácil de leer. 

Mejor aún, en lugar de simplemente usar párrafos, utiliza elementos visuales para hacer que el diseño general sea más variado y fácil de digerir. Usa imágenes para dividir el texto, pero asegúrate de que funcionen bien con el aspecto de tu sitio web. 

Cuando se trata de audio, es una historia diferente. Todos los audios deben evitarse a menos que estés usando un video en el que el usuario debes presionar reproducir. Los visitantes pueden irritarse cuando tienen varias pestañas abiertas en el navegador y una de ellas comienza a reproducirse sin su consentimiento. 

4. Evita las molestas ventanas emergentes

Las pop-up (ventanas emergentes) es una herramienta de marketing que puede aumentar las conversiones y ayudarte a obtener más ganancias, o aumentar tu tasa de rebote y hacer que pierdas tráfico. Incluso si tu diseño web es excelente, las ventanas emergentes molestas pueden empujar a los visitantes a abandonar tu sitio web sin explorar lo que tiene para ofrecer.

Una ventana emergente funciona mejor cuando su ubicación y tiempo están bien pensados. Por ejemplo, ofrecer un descuento cuando los visitantes están a punto de abandonar tu sitio web o pedir una dirección de correo electrónico cuando hayan pasado suficiente tiempo en una sola página, ya que significa que disfrutaron del contenido. 

Si comienzas a bombardear a tus visitantes con múltiples ventanas emergentes tan pronto como ingresan a tu sitio, lo más probable es que se vayan antes de que vean la página de destino correctamente.

5. Asegúrate de que tu velocidad de carga sea buena

Cada segundo que tarda tu sitio web en cargar te cuesta a tus clientes potenciales . A la gente no le gusta esperar; esperan ver el sitio web tan pronto como hagan clic en el enlace.

Afortunadamente, hay algunas formas en las que puedes mejorar la velocidad de carga de tu sitio web, como:

La mayoría de nuestros planes de hosting premium en Hostinger incluyen un CDN y un administrador de caché personalizado que mejora automáticamente la velocidad de carga de los sitios web de nuestros clientes. Agrega eso a nuestra garantía de tiempo de actividad del 99,99% y tendrás un sitio web al que se puede acceder rápidamente en cualquier momento.

Author
El autor

Carlos Mora

Carlos es un profesional del marketing digital, eCommerce y de los constructores de sitios web. Ama ayudar a crecer a empresas en línea a través de sus tips. En su tiempo libre, seguramente está cantando o practicando artes marciales.