Tres valientes Hostingerianas. La perspectiva de una mujer sobre la resistencia ucraniana
access_time
hourglass_empty
person_outline

Tres valientes Hostingerianas. La perspectiva de una mujer sobre la resistencia ucraniana

Queríamos dedicar marzo a contar historias positivas de mujeres fuertes. El mundo se mueve más rápido que nuestros planes, y ahora tenemos un ángulo diferente. Estamos aquí para contarte historias de valientes mujeres ucranianas que luchan por sobrevivir al conflicto armado más grande de Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Estos son relatos de primera mano de tres mujeres ucranianas (y empleadas de Hostinger) que enfrentan peligros a diario. Para proteger su identidad, solo mencionaremos sus nombres.

Yuliia

Yuliia ha sido parte del equipo de Éxito del Cliente de Hostinger durante más de 4 años. Su dedicación y excelentes resultados impulsaron el crecimiento de Yuliia dentro de la empresa: desde septiembre trabaja como Especialista en Capacitación para el Éxito del Cliente. Sin embargo, las últimas semanas cambiaron su vida cuando se encontró en medio de una zona de guerra. Yuliia vive en una realidad controlada por sirenas de defensa. Mantener el ánimo en alto ahora es crucial para la supervivencia.

La vida: regulada por el sonido de las sirenas

«Ni siquiera puedo decir cuál es mi rutina matutina/diaria porque todo está agrupado en un solo lugar… Actualmente, la vida gira en torno a las sirenas. Tan pronto como las escuches, tienes hasta 10 minutos para llegar al refugio más cercano. Que yo sepa, empiezan 10 minutos antes de un posible golpe. Me quedo con amigos, y nuestro mejor resultado actual es de 5 minutos desde el sueño profundo (si podemos llamarlo profundo) hasta entrar al refugio. En este punto, casi todos los sonidos suenan como una sirena lejana. Incluso tenemos una app oficial de la ciudad donde aparecen todas las notificaciones junto con sirenas. La parte difícil es que realmente nunca se sabe cuándo ocurrirá la próxima alarma y cuánto durará. Una de ellas nos atrapó en medio del desayuno, tuvimos que dejar los platos llenos y salir corriendo».

Escondiéndose en estacionamientos, sótanos y metros

«Los refugios suelen ser muy fríos. Actualmente, estoy usando un suéter del Black Friday de Hostinger (el que tiene el astronauta). Me mantiene caliente. La mayoría de los refugios son solo sótanos, estacionamientos subterráneos y estaciones de metro. Ya estuve en todo tipo de albergues. El estacionamiento es probablemente la mejor opción, debido a que tiene pisos de concreto, techos altos y (lo mejor) se puede llegar desde nuestro apartamento. No necesitábamos salir a la calle. Únicamente tomamos las escaleras. Mis padres tienen menos suerte: su refugio más cercano está medio inundado».

Mantener el ánimo a través del humor y la esperanza

«Sonará cliché, pero nuestro ejército y nuestro presidente nos mantienen esperanzados. Honestamente, nunca esperé que pudiéramos ser tan fuertes y decididos. Es inspirador ver lo unidos e implacables que somos. Además, al ver las noticias sobre el apoyo y las sanciones internacionales, el cielo se está cerrando para los rusos en cada vez más países. Y, a pesar de todo, manteniendo el sentido del humor. Muchos memes y bocetos sobre romaníes que roban un tanque ruso, personas sin hogar que recolectan botellas para cócteles molotov y un anciano que roba un vehículo BMP con su tractor. Hay apoyo mental de todo el mundo. La gente está de pie diciendo que están con nosotros. Y realmente amo a Hostinger por lo que están haciendo. No tengo que preocuparme por el trabajo, no me pregunto «¿y si pierdo mi trabajo si dura mucho?», porque sé que no pasará».

Katerina

Katerina, una joven traductora de Kyivan, nunca esperó que la guerra sucediera. A partir del 24 de febrero, las fuerzas rusas entraron en Ucrania y empezaron a sembrar el caos. Pero, los ucranianos, los 44 millones de ellos, mantuvieron su dignidad intacta mientras luchaban ferozmente contra los invasores.

“No hay música, no hay café matutino en las cafeterías de la tercera ola, no hay citas ni almuerzos, no hay películas ni monólogos de comedia. Las sonrisas son raras. Las mujeres dan a luz en búnkeres. Se están destruyendo caminos, casas, museos, universidades. Hay un gran despertar nacional. Es una locura, imparable y alucinante”, dice Katerina.

Las acciones hablan más que las palabras

Katerina logró escapar de Kiev y huyó a una ciudad más segura donde todavía puede ayudar a su país. Para los ucranianos que huyen, el voluntariado es la mejor manera de ayudar a la resistencia. Están haciendo redes de camuflaje, distribuyendo información y bloqueando cuentas de redes sociales hostiles. Katerina afirma que ver la ayuda de los extranjeros sin duda ha tocado el corazón de todas las personas que luchan por su país.

«Las acciones hablan más que las palabras, especialmente hoy. Estoy agradecida con todas aquellas personas que tienen las agallas y la mente clara para tomar medidas, hablar, acoger refugiados y recolectar ayuda humanitaria. Estoy agradecida con mi equipo que ha estado ayudando activamente desde el primer día. No hay palabras para expresar lo agradecida que estoy con nuestras fuerzas militares y cada alma ucraniana. Hay una avalancha de emociones, pero ahora no es el momento para ellas. Es hora de tomar acciones, acciones hacia la victoria».

Una realidad temporal

‘Tengo miedo, pero estoy tranquila. No dejaré que mis emociones me vuelvan loca. Mi bisabuela cumplió 90 años este enero y se quedó en Vorzel, un pueblo donde fueron destruidos un orfanato, casas de civiles y una estación de tren. Mi mamá y mi tía se fueron de la ciudad dos horas antes de que el último puente a mi ciudad natal fuera destruido. Mis amigos se quedaron en Kyiv, Kharkiv, Bucha, Irpin, Chernihiv. Mi padrastro evacuó a mi familia y regresó a Irpin, donde los misiles están destruyendo todo a mi alrededor. Por el bien de estas personas, trato de no dejar que mis emociones me dominen. Por los amigos, compañeros y familiares de todo el mundo, que están preocupados, que nos apoyan y quieren vernos sanos y salvos. No es una exageración. No es un toque dramático. Es la realidad en la que VIVIMOS TEMPORALMENTE. Se terminará pronto. No hay luz en la noche (por seguridad), pero hay luz en el corazón de cada ucraniano. Nos une, nos conduce hacia la libertad y la justicia».

Olha

Ese jueves, Olha se estaba preparando para otro día en Hostinger, trabajando como asistente de marketing de SEO. El estado de ánimo era excelente porque tenía entradas para un concierto y la noche de juegos estaba planeada para el viernes. Nunca sucedió. Mientras Olha realizaba su rutina matutina, ya se habían lanzado misiles rusos contra Ucrania, uno de ellos impactó en un aeropuerto militar cerca de donde vive Olha.

El tiempo significa vidas perdidas

«Debo admitir que tengo suerte de vivir en una de las regiones más seguras de Ucrania. Aunque los saboteadores a veces también atacan instalaciones militares aquí. Ahora tenemos toque de queda. Las alarmas de amenazas aéreas se activan varias veces al día, por lo que debemos escondernos en baños y refugios antiaéreos. Los civiles aún están a salvo en comparación con otras regiones donde los rusos atacan los hogares y la infraestructura civil de las personas. Es realmente difícil ver cómo destruyen nuestras ciudades y pueblos. Lloro cada vez que veo como matan a gente inocente, incluidos niños. Lanzan misiles contra jardines de infancia, orfanatos, edificios residenciales, hospitales, calles y plazas, y disparan contra ambulancias. Las estaciones de tren están llenas de refugiados. Sé que nuestras tropas no permitirán que el ejército ruso avance más. Para los rusos, es solo regresar en la dirección de donde vinieron. Pero lleva tiempo. Desafortunadamente, el tiempo significa vidas perdidas. Por eso le pedimos a nuestros amigos y socios que nos ayuden. Cerrar el cielo sobre Ucrania para que podamos actuar más rápido en tierra».

Rompiendo el vacío de información

«Nos ofrecemos como voluntarios para ayudar al ejército y a los refugiados. Estamos en el frente de una guerra de información en la que difundimos noticias reales, con la esperanza de convencer a los rusos de que detengan esta guerra. Desafortunadamente, la mayoría de ellos viven en un vacío de información. Se les dice que Rusia está luchando contra un gobierno ucraniano nazi y que los ucranianos están saludando al ejército ruso con una sonrisa en sus rostros. Sus noticias no dicen la verdad de que Rusia atacó a Ucrania o que los soldados vinieron aquí para matar y morir. Así que eso es lo que muchos rusos creen hoy. Muchos de ellos han decidido permanecer neutrales, ya que no creen en nadie».

Una guerra que nadie anticipó

«Hubo muchas conversaciones de que Rusia atacaría. Pero hasta el último momento, era difícil creer que comenzarían una guerra a gran escala contra Ucrania. Quiero decir, declararon la guerra hace 8 años cuando sus tropas entraron oficialmente en Crimea y unos días después fueron enviadas extraoficialmente a Donetsk y Lugansk. Estábamos luchando en la parte oriental de Ucrania. Pero, nunca soñamos que atacarían todo el país. Fue el mayor error que jamás haya cometido el gobierno ruso porque sus acciones tuvieron el efecto contrario. Los ucranianos nunca se han sentido tan fuertes y unidos como hoy. Y no solo los ucranianos. Han unido al mundo entero. Hoy todos defendemos valores universales: paz, libertad y dignidad humana».

Soporte mundial

«Veo cómo la gente en diferentes ciudades del mundo apoya a Ucrania. Leo tuits de otros países europeos e incluso de Estados Unidos, que también está apoyando a Ucrania a través de voluntariados. Soy consciente de los extranjeros que brindan refugio a las refugiadas ucranianas y sus hijos. Soy consciente de que se envía ayuda financiera, humanitaria y militar al pueblo ucraniano y se imponen sanciones a Rusia. Recibo muchos mensajes de apoyo y deseo de ayuda de mis amigos y colegas de otros países. Y realmente siento el apoyo. Todo el mundo aquí lo hace. Estamos agradecidos. Eso es lo que mantiene nuestros espíritus en alto. Todo lo anterior y nuestro sentido del humor, que no lo perdemos ni en los momentos más oscuros»

Despiertos, fuertes y unidos

«Me siento triste porque tuvimos que llegar a la guerra para que despertáramos… Por otro lado, ver cómo todos luchamos sinceramente me hace muy feliz y me da esperanza. Estamos luchando no solo para proteger a nuestro país de los ocupantes, sino también para proteger los valores europeos, los valores universales y el mundo. Porque sabemos que nunca será un lugar seguro si no lo hacemos. Así que, realmente espero que el resto del mundo continúe apoyándonos. Todas las personas que comparten la verdad. Todas las personas que nos envían ayuda. Todo el pueblo que hace oír a sus gobiernos. Hoy es importante tomar las decisiones correctas. Créanme, no hay tiempo para vacilar cuando los enemigos llegan a tu casa. Es mejor mantenerlos fuera de tu patio trasero.


Ninguno de nosotros puede entender completamente la situación por la que están pasando estas mujeres. Y esta «realidad temporal» seguramente dejará cicatrices que nunca sanarán. Agradecemos a Yuliia, Katerina y Olha por abrirse y ser optimistas sobre el futuro. Estamos orgullosos de la fuerza, el coraje y la persistencia que irradian estas mujeres. 

Sigamos unidos brindando ayuda financiera (Cruz RojaSave Life y otros), asistencia para la reubicación y los medios de comunicación para que se escuchen más historias ucranianas.

Si tienes alguna idea sobre cómo Hostinger puede ayudar, comunícate a standwithukraine@hostinger.com.

El autor

Author

Carlos Mora / @carlosmora

Carlos es un profesional del marketing digital, eCommerce y de los constructores de sitios web. Ama ayudar a crecer a empresas en línea a través de sus tips. En su tiempo libre, seguramente está cantando o practicando artes marciales.

Historias relacionadas

Deja una respuesta

Por favor, rellena los campos obligatorios.Por favor, acepta la casilla de verificación Privacidad.Llena los campos requeridos y acepta la casilla de verificación Privacidad.

Comentar

Nombre*

Email*

Thank you! Your comment has been successfully submitted. It will be approved within the next 24 hours.

¡Forma parte de Hostinger ahora!